BLOG

Post jornadas Pandemia nueva normalidad... ¿nueva SEGURIDAD?

lunes, 4 de enero de 2021 8:26

Hace un mes se celebraron las Jornadas,  Pandemia: Nueva normalidad…¿nueva SEGURIDAD?, resolución de conflictos adr/odr —seguridad pública y privada. Las mismas fueron un reto para el Equipo de Mediar OnLine,  dado que era la primera vez en la que se englobarían aspectos tan dispares, y además, porque las jornadas se iban a celebrar de modo virtual y en directo, si bien ello no supuso obstáculo alguno, si no por el contrario, un aliciente para su organización.

Las jornadas las organizábamos con el siguiente planteamiento:

El Covid-19 ha afectado todos los ámbitos, y por tanto a la sociedad en general, se habla de una nueva normalidad, si bien, creemos que está lejos de lo que en comparación era nuestra vida cotidiana previa  a la pandemia.

Este nuevo escenario ha afectado de modo diverso a la seguridad, tanto privada como pública, con la aparición o repetición de conflictos que tienen que ser gestionados por los vigilantes de seguridad y agentes de policía, y aunque a priori podría pensarse que estos ámbitos  son diferentes, confluyen más de lo que creemos, partiendo de que  en los dos ámbitos se viste de uniforme, se realizan servicios preventivos, en su mayor parte, y todo ello para el mantenimiento pacifico de la convivencia, o por referirlo de un modo más específico, mantener la seguridad ciudadana,  esta, la seguridad ciudadana,  es un derecho global, la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su artículo 3 recoge: “ Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona

Ese era el punto de partida para determinar los objetivos perseguidos por las jornadas, la Prevención y la gestión de los conflictos, no violentos, que puedan surgir en la prestación del servicio de las personas dedicadas a la seguridad, indistintamente si esta es privada o pública, dado que el resultado de todo ello revierte en la sociedad en general.

También deseábamos abordar el concepto de proximidad, es decir, que el uniforme no sea una barrera o obstáculo para el trato cercano con los ciudadanos, y si facilitar una mejor gestión y eficacia del servicio prestado. También queríamos plantear una idea principal, la prevención, como pilar fundamental en la seguridad.

En esa línea, el modo de prever los conflictos, influirá en su abordaje y gestión, pudiendo conseguir que pequeños o leves incidentes, no desemboquen en infracciones administrativas e incluso penales. A tal fin, el uso de la palabra, la empatía y la escucha activa, son herramientas que deben ser puestas en valor y por otro lado intensificar su uso.

Quizás existan situaciones, que por su carácter violento no puedan ser gestionada de este modo, si bien, la mayor parte de las intervenciones en lo que respecta a la seguridad, podrían ser manejadas desde el dialogo.

Nuestro deseo era también introducir, en todo este abanico, las ODR.

El Equipo estaba ilusionado en la organización de tal evento, consiguiendo la inscripción de más de 90 personas, que a su vez residían en 10 países diferentes. Siendo España, México y Argentina,  quienes aglutinaron el  80% de las inscripciones.

En cuanto a los perfiles de los inscritos, y siendo numerosas la personas dedicadas a la gestión de conflictos, también lo eran los que trabajan en el ámbito de la seguridad,  estudiantes, psicólogos, abogados y jueces. Evidentemente, esto enriqueció las propias jornadas.

El programa era ambicioso y comenzaba el primer día con la mesa coloquio, “Seguridad en un nuevo escenario mundial. Prevención y gestión de los conflictos”,  formada por Ricardo Vidal López (España), Ana Karine Pessoa Cavalcante Miranda (Brasil) y Rosaura Melvina Mendez Verduzco (México), planteando cada uno la visión de la seguridad en sus respectivos países. Como no podía ser de otro modo, fueron aportaciones enriquecedoras que estuvieron complementadas por la participación de las personas inscritas, a través de preguntas, tanto por el chat como personalmente.

A continuación Teresa María del Val Rey cerro el primer día con la presentación de: ”Consideraciones del comportamiento no verbal en la seguridad pública, privada, en las ODR y en el ámbito judicial”, todo un despliegue de experiencia y practica que fue respondida con numerosas cuestiones planteadas por las personas conectadas.

Las jornadas continuaron el segundo día con la mesa coloquio:” Seguridad pública-privada en España. ¿Nueva normalidad?, compuesta por Ricardo Vidal, Director de Seguridad, que también había intervenido el día anterior. Amparo Melendez Ridao, Policía Local. David Vazquez Quiñones y Jose Ramos Moriano, Vigilantes de Seguridad. Cada uno de ellos realizo su contribución desde la experiencia y la practicidad. Amparo también abordo la prevención, frente al Covid-19, antes, durante y después del servicio. Todos consiguieron hacernos reflexionar de cómo se debería afrontar, desde la Seguridad, los diferentes conflictos.

En esa línea, David después de las jornadas nos hacía llegar la siguiente reflexión:

Pandemia y cambio han resultado ser dos escenarios en los que nos hemos visto obligados a trabajar sin ningún aviso previo. 

El sector de la seguridad privada, a pesar de la evolución que ha tenido en los últimos años, sigue necesitado del respeto ciudadano a la actividad de sus profesionales en sus múltiples servicios. Y como también se comentó durante las Jornadas, necesitado de una modernización en su regulación legal. 

La coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en nuevos servicios y la adopción de recursos alternativos para resolver conflictos, como también se señaló, son algunas de las asignaturas pendientes.

Además de agradecer la oportunidad de poder participar activamente en las Jornadas, intercambiando experiencias desde distintos perfiles profesionales y generacionales, personalmente, me ha interesado mucho el enfoque que desde la intervención policial se hace de la mediación, tanto formal como informal.

 Su posible adaptación a intervenciones de profesionales de la seguridad privada, con el recurso de esas herramientas, es muy interesante.

Creo que resultaría muy interesante poder seguir contando con foros de participación e intercambio similares en el futuro

Después de un descanso, Elena Cobler Martinez, Agente de la Guardia Urbana, nos introducía en “Mediación y Practicas Restaurativas Policiales”, y desde su perspectiva de Policía Mediadora, nos acercaba a conceptos con los que alguno no estaba muy familiarizado, y que a la vez son grandes herramientas para el abordaje de ciertos conflictos.

Elena nos trasladó la siguiente reflexión:

"El mundo ya no es como lo conocimos ayer, está en constante cambio y evolución y por lo tanto cambian también los escenarios en los que se mueve y actúa la policía. La policía necesita recursos para adaptarse a los nuevos tiempos, convulsos, de esta nueva normalidad. La mediación y las prácticas restaurativas pueden ser estos recursos, ya que son herramientas de pacificación social que proporcionan a la policía la mejor arma: la fuerza de la palabra".

Como dice la expresión, sin saber muy bien su origen, todo lo que comienza tiene un final, las jornadas llegaban a su fin con la participación de Oscar Daniel Franco Conforti, Jesus Lorenzo Aguilar y Andres Vazquez Lopez, quienes trataron cuestiones tan importantes como la Justicia Restaurativa, la Mediación Penitenciaria,  la Mediación por medios electrónicos en el ámbito policial, y las últimas novedades legislativas en cuanto a la Mediación en España.

No quisiéramos finalizar sin los agradecimientos correspondientes, en este caso, a los participantes en las diferentes mesas, por su trabajo, predisposición y accesibilidad. Y como no, a todas aquellas personas inscritas y que tuvieron la oportunidad de realizar planteamientos y visiones que nos acercaron en la distancia, a través de ese gran espacio virtual creado a tal fin.

 Las jornadas también fueron posible gracias a nuestros Patrocinadores: BPP ORG, PAX HUMANA, CEMEI, EL BANCON DEL MEDIADOR, EDITORIAL JURIDICA SEPIN, FAPROMED, ACUERDO JUSTO, ASOCIACION ESPAÑOLA DE MEDIACION, CEMAJUR INTERNACIONAL y LAW&TRENDS.





Llegados a este punto y como broche a las Jornadas de las que todo el Equipo de trabajo estamos satisfechos, les dejamos las reflexiones, que al respecto hace Franco Conforti: 

A lo largo de las Jornadas hemos escuchado a importantes ponentes referirse a temas centrales como lo son: la palabra, concienciación y educación.Si nos preguntásemos ¿Por qué resulta tan difícil hablar de la seguridad y pandemia?, tal vez, la respuesta la encontremos en los términos: palabra, concienciación, educación y prevención.

De acuerdo a Ricardo de Sosa «la palabra» es o debería ser el arma más poderosa para concienciar, educar y prevenir; sin embargo como señaló Ricardo Vidal no hemos logrado concienciar.

Concienciar significa poner en relación riesgo y vulnerabilidad. Para concienciar las personas necesitan tener información.

Convengamos en que todos tenemos muchas dudas de la información que recibimos. La información esta sesgada por intereses espurios que se trasmite con una total falta de respeto por ese don que distinguió al hombre de los animales, el lenguaje.

Entendiendo al lenguaje como un medio de expresión y de comunicación (que incluye el comportamiento no verbal -como señaló Teresa del Val-).

Los animales emiten sonidos y producen gestos, la pregunta es: ¿poseen un lenguaje como los seres humanos? Está claro que muchas especies animales se comunican entre sí. Sin embargo, la comunicación humana difiere de la animal en siete aspectos que los lingüistas han formulado en los siguientes términos:

1) Posee dos sistemas gramaticales independientes aunque interrelacionados (el oral y el gestual);

2) Siempre comunica cosas nuevas;

3) Distingue entre el contenido y la forma que toma el contenido;

4) Lo que se habla es intercambiable con lo que se escucha;

5) Se emplea con fines especiales (detrás de lo que se comunica hay una intención);

6) Lo que se comunica puede referirse tanto al pasado como al futuro, 

7) Los niños aprenden el lenguaje de los adultos, es decir, se transmite de generación en generación.

La prevención es una herramienta de seguridad que cobra fuerza a través de los diversos métodos de resolución de conflictos.

La mediación efectuada por policías y agentes de seguridad (de la que nos hablo Ana Karine) cumple un importante papel en la prevención. Gestiona situaciones de conflictos resguardando la seguridad ciudadana y evitando la comisión de infracciones administrativas e incluso penales. Para ello, los agentes despliegan una serie de herramientas, como pueden ser, la escucha activa, la empatía, la asertividad, facilitando con ello, la comunicación positiva con los implicados en el conflicto.

Junto con varios autores (Teresa del Val) sostengo que la mediación penal (encuentro víctima y victimario) como herramienta de la Justicia Restaurativa previene la reincidencia (inhibido de la reincidencia).

Con el objetivo de cumplir con sus funciones, tanto en la resolución de conflictos como en la implementación de políticas, el Estado ha emprendido procesos de modernización de la administración de justicia y promoción de la resolución de conflictos, señalados ut supra; sin embargo, esta no es la única vía, de hecho, este trabajo propone alcanzar dicho objetivo aunando los paradigmas retributivo y restaurativo desde la dogmática penal (Conforti 2016, 2019 y 2020).

Finalmente la mediación penitenciaria en apoyo a la reparación de las consecuencias del delito. En donde podríamos considerar la expansión del derecho penal, la confrontación actual «seguridad vs. libertad» en sus dimensión política y criterios ideológicos.

A modo de conclusión se puede decir que lo que está fallando es la educación (o pedagogía en término de Elena Cobler) la gente no recibe educación, solo recibe información.

Aquí en la educación las nuevas tecnologías tienen mucho que aportar. La educación sobre gestión de conflictos online es ya una realidad y en mi opinión hay que sacarle partido.



Referencias bibliográficas:

Conforti, Oscar Daniel Franco. 2016. Tutela judicial efectiva y mediación de conflictos en España. Ed. Tecnos. España.  

_____________________________. 2019. El hecho jurídico restaurable. Nuevo enfoque en Derecho Penal. Ed. Dykinson. España.

_____________________________. 2020. Estudios para la paz desde el derecho penal. Argumentación del hecho jurídico restaurable. Ed. Dykinson. España.

https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/